Agradecimientos de alumnos y clientes

Querida May, tengo una gran noticia que darte, he tenido la ocasión de viajar por primera vez en avión y después de que tú practicases la terapia conmigo en clase (claustrofobia por quedarme encerrada en la iglesia de mi pueblo cuando era pequeña) y tengo que decirte que fue increíble, que te he dado tanto y tanto las gracias desde lo más profundo de mi corazón que no me extrañaría que me hubieras sentido.
Me decidí a volar completamente convencida de que no iba a tener ningún problema, de que la terapia había dado resultados pues en otras situaciones en las que me he visto y en las que antes de, hubiera reaccionado con miedo y con síntomas físicos, esta vez no  me daba ni cuenta de la situación hasta haberla vivido, e incluso habiendo pasado varios días.
May muchas gracias, realmente es la barita mágica que como tú bien nos dices en el curso, todos estamos buscando. Muchas gracias nuevamente y que la Energía te disponga durante
mucho tiempo para seguir formándonos y ayudándonos. Hasta siempre.

Blanca.

Buenos días, May,

me he sentido muy cómoda en tus clases, y he descubierto un "mundo" que creo, que necesitaba conocer. Espero y sobre todo deseo, poder seguir aprendiendo cosas de estas, y poderlas poner en práctica en mi vida. La verdad, es que parece mentira, pero esta mañana lo primero que he hecho según me he levantado, es mirar la página de la Fundación Sauce, y me he descargado una meditaciones, para empezar a "cambiar" (espero que de resultado, jajajaj!!!). De nuevo, darte las gracias por cómo eres y cómo nos has ayudado y sigues haciéndolo.

Un beso enorme!!!

Ángeles

Buenos días,

quiero agradecerte el afecto que has tenido durante el curso y la paciencia al impartirlo. Si se trataba de Inteligencia Emocional, como ha sido la primera vez, a mí particularmente me ha sorprendido tu buena disposición y te felicito muy sinceramente.

He quedado muy contento de haber compartido este curso contigo y te deseo todo lo mejor tanto emocionalmente como en inteligencia.

Ricardo B.

Hola, preciosa,

Deseo que sepas que desde que hice el curso contigo se me antoja que soy "Alicia en el País de las Maravillas" Era mi momento y tu estabas donde yo te necesitaba. Muchísimas gracias.

Un abrazo muy fuerte.

Encarnación S.

Hola May,

Simplemente te escribía para agradecerte la documentación que nos enviaste (a mí me la hicieron llegar, porque mi dirección estaba mal escrita), y aprovecho para felicitarte por un curso estupendo (ameno, con muy buen material y un buen ambiente propiciado por tu actitud), que creo se nos hizo corto a todos.

Espero coincidir contigo en otra ocasión, quizá en un curso más intenso y largo. Hasta entonces, cuidate y mucha suerte:)

Eva

 

Estimada May,

Aunque ya te agradeci de forma personal la paciencia y dedicación para con nosotros en el curso de Inteligencia Emocional que hemos tenido el privilegio de dar contigo en estas dos últimas semanas, no queria desaprovechar la ocasión para reiterar dicho agradecimiento, esta vez por e-mail, a la par de transmitirte que pese a las limitaciones obvias (pocas horas totales, disparidad de alumnos, etc.) ha sido un curso muy interesante para mi y mi Hermano (Alberto, nos sentabamos juntos atrás del todo); has logrado interesarnos y motivarnos para seguir formandonos y leyendo al respecto; por todo esto si en el futuro consideras que hay algo interesante para nosotros tipo cursos, libros, etc. Te estariamos muy agradecidos si nos lo comunicaras.

Recibe un cordial saludo y nuestra más sincera gratitud.

Ricardo

Buenos días May, nunca dejaré de agradecerte el cambio que has hecho en mi vida. Era escéptica en temas como el reiki pero ahora creo ciegamente porque mi experiencia, aún al día de hoy, me ha dejado "alucinada". Llevo 6 días sin enfadarme con mi hija, relajada, tranquila, etc. Sigo haciendo visualizaciones en mi casa y aunque no consigo llegar al estado que conseguí en el curso no desespero porque comprendo que es cuestión de "entrenamiento".

También me he recargado con las piedras, es curioso que cuando pongo en mis manos la hematite siento calor (no abuso de ella como tú me indicaste). Muchas gracias por poner en mi vida un poco de esperanza. Un besote enorme y hasta la próxima.
María Paz

Hola May, buenos días!!!

Te escribo para decirte que me encantó la forma en la que impartiste el curso, lo ameno que resultó (la verdad es que el formato era un poco denso, no ya las 5 horas por día, sino dos días consecutivos), el ejercicio de la meditación (algo que no voy a olvidar) y sobre todo abrirnos el camino "emocional".

Muchas gracias!!!
Un beso y Feliz Verano!!!

Chema

Hola May, Soy María, alumna tuya de la semana pasada en el curso de Inteligencia Emocional. Tuve que irme muy deprisa porque tenía médico a las 14,30 h. y no pude quedarme a darte las gracias por el curso tan interesante que nos diste. De verdad me encantó porque, además, me pareces una persona muy coherente y sensata.
Me gustaría que me enviaras tu teléfono porque la hermana de una compañera quiere ponerse en contacto contigo porque tiene problemas con una hija y necesita ayuda. Yo le he dicho que tú impartías cursos o terapias que la podían ayudar de una manera más práctica que la del psicólogo, pero realmente no sé cómo estás de tiempo y que disponibilidad tienes.
Ya me dirás.
Un abrazo
María

May:

Muchas gracias por tus apuntes, por compartir con nosotros esos conocimientos que seguro nos serán muy valiosos y por haber hecho que los viernes por la tarde después de una dura y larga semana fueran tan amenos. Es una suerte poder disfrutar de profesores como tu y espero poder coincidir en algún otro curso.

Un abrazo,

Paloma

Hola May!!

Muchas gracias por el curso de Inteligencia Emocional que estamos a punto de terminar. Ojalá que nos sea de utilidad a todos. A mi en particular me ha venido muy bien y sobre todo en éste momento de cambio en mi vida. Si lo hubiera hecho en otro momento no habría captado la esencia para poder desarrollarla.
Siempre he ido a cien por hora y he vivido por y para el trabajo. El resto, que son las personas del mi entorno, estaban en último lugar como yo misma. Ahora estoy respirando, porque ni eso hacía. Te deseo lo mejor para el futuro aunque siempre lo conseguirás ayudandote a ti misma como ayudas a los demás.
Un abrazo muy fuerte,

Teresa