MI EXPERIENCIA PROFESIONAL

Mi vida profesional muchos la etiquetarían como "dispersa". A muchos de nosotros nos han enseñado que te tienes que centrar en una cosa y hacerla bien porque centrarte en muchas es dispersar (y no hacer ninguna bien). También nos han podido enseñar que cambiar continuamente de trabajo, de pareja, de amigos es de no tener las cosas claras... y de no saber lo que queremos.

Bueno, lo puedes ver de esa forma y puede que en algunas personas sea cierto pero no tiene por qué ser así siempre.

Pienso que si disfrutas de lo que haces, te enfocas en lo que haces y pones el 100% en lo que estás haciendo con ilusión, alegría, optimismo y sin estrés puedes hacer todas las cosas que te gustan planificándote el día, la semana, el mes y el año.

Si te encantaba una cosa y al cabo de los años ha dejado de gustarte, no te cuestiones el por qué sino el para qué. No le des más vueltas, simplemente ha dejado de gustarte y no tienes que sentirte culpable por ello. Quizás sea el momento de buscar otra cosa que ahora te llene más. Trabajar en algo que no nos gusta no tiene sentido pero puede que tu mente te convenza que hay que hacer muchas veces cosas que no nos gustan. Quizás sea esa tu creencia o veas que no tienes otra opción de momento y si es así, hay que respetarla. Pero si tienes que trabajar en eso que no te gusta, ¿por que no cambiar la percepción y hacer que te guste? Total, ya que tienes que trabajar en eso, pues hazlo divertido. ¡Eso si está en tus manos!

 

Yo empecé a estudiar Ciencias Físicas en la Universidad de Granada porque me encantaba la Física y las Matemáticas. Muchos me dijeron que no había salidas profesionales pero yo no me cuestionaba el trabajo del futuro. Para mí el futuro no existía y la verdad que sigue sin existir, pero con 18 años, ¿qué sabía yo que quería hacer con 23 o 24? En esos años las cosas podían cambiar... Me centré en que en ese momento de mi vida me gustaba la Física, sobre todo la Física Cuántica. Como me gustaba también mucho la enseñanza, con 18 años empecé a dar clases particulares de física y matemáticas para enseñarles a niños que lo encontraban difícil. Y descubrí que si lo hacías sencillo y divertido todo el mundo lo entendía y sacaban buenas notas. Luego mi primer aprendizaje fue: las cosas complejas pueden hacerse sencillas. Sólo depende de ti. Si piensas que es complejo y sigues con esa creencia, seguirá siendo complejo y tardarás más en comprenderlo o en buscar una solución. 

En segundo de físicas ya me metí en la Asociación de Estudiantes de Física organizando viajes cualturales a los estudiantes de la facultad a diferentes puntos de España y descubrí que me encantaba organizar viajes. Ello me llevó en tercero a estudiar simultáneamente protocolo y organización de eventos. Iba a clase por las mañanas de físicas y por la tarde de protocolo y estudiaba por la noche. Y aún así, me daba tiempo de seguir asistiendo a seminarios, a hacer mis prácticas en el Parque de las Ciencias de "animador científico" y seguía con mis clases particulares de físicas y matemáticas a niños. Después de tres años, cuando terminé protocolo me dieron una beca en la Caja General de Ahorros de Granada donde tuve la oportunidad de trabajar en el gabinete de protocolo. Cuando finalizó mi beca me dieron la oportunidad de ir a Oviedo a los Premios Príncipes de Asturias y luego a Valencia dentro de la organización del II Congreso Internacional de Protocolo. Después me contrataron en Madrid y después de un año decidí crear mi propia empresa de eventos que llamé Únika que sigue abierta hasta ahora pero ya sin actividad (por ahora).

Únika la fundé en el año 1999; en el 98 tuve otra empresa con otros socios pero que por cuestiones personales y profesionales la cerramos y yo me independicé. Tuve unos diez años estupendos, disfrutando y celebrando cada éxito de los eventos que me contrataban y conté con muchos clientes que aún sigo guardando un grato recuerdo. Conocí a mucha gente estupenda, clientes, proveedores, colaboradores, azafatas que me enseñaron mucho. ¡Os doy las gracias a todos! También pasé momentos duros pero esos mejor no darles energía y centrarnos en lo bueno.

Empecé desde "cero". En un estudio pequeñito donde vivía en aquellos entoces, con un teléfono y una cuenta de correo electrónico. ¡Inversión mínima! Eso sí, con muchas ganas de hacer realidad mi sueño.

En Únika me sentí realizada y en el año 2001 empecé a dar cursos a empesas e instituciones de las áreas en las que me consideraba preparada: protocolo, organización de eventos, atención al cliente, dirección de equipos, técnicas de negociación,....

Pero aproximadamente en el 2007 ya no me empecé a encontrar tan bien como antes, me estaba empezando a generar estrés ciertos temas relacionados con la empresa: clientes que no pagaban y se retrasaban y yo tenía que soportar el iva, azafatas que se ponían malas (pobrecillas, todos tenemos derecho) pero que me dejaban en ese momento sin cubrir sus puestos, multas (aunque tengas una gestoría, a veces cometen errores y tú pagas las consecuencias), y en general cosas que fallaban que ya no me hacían sentir bien. Me agoté un poco, la verdad. Dirigir una empresa ya no me divertía tanto, será porque ya llegué a hacer realidad mi sueño y yo suelo disfrutar en el camino más que en la meta.

Por esa razón dejé "apartada" la empresa para enfocarme en mí, en lo que quería y en volver a recuperar mi energía que parecía que me había abandonado. Ya no era feliz y necesitaba volver a serlo. Hice un curso de Reiki que encontré por causalidad porque era un curso de canalización de energía y me llamó la ateción y volví, a raíz de hacerlo, a conectar con esa paz interior que perdí.

Y empecé a formarme de nuevo en lo que "ahora" me llamaba... Reiki (me llevó un año y medio hacerme maestra), técnicas de liberación emocional, medicina china (me llevó tres años), flores de bach, hipnosis, kinesiología, pares biomagnéticos y todo lo que encontraba en mi camino que me hacía sentir llena. ¡Cómo he disfrutado de esa etapa! ¡Y sigo dirfrutando!

Y en lo último que me he formado es en coaching que me certifiqué en el 2013. Hay tantas cosas que me gustan y que me ayudan pero sí que es cierto que hay que integrarlas para que te sirvan de verdad.

Y como comenté anteriormente, me encanta la formación, pues añadí a mis cursos que ya daba anteriormente los de inteligencia emocional, gestión del estrés, motivación, liderazgo, reiki, eft,.... Cuando integras lo que aprendes es fácil transmitirlo, sobre todo cuando lo sientes.

Por eso he dejado aparcada la empresa y de momento doy todos esos cursos que es lo que me hace feliz y paso consulta dando terapias individuales y grupales de las técnicas que domino tanto a particulares como a empresas.

Y es eso lo que hago ahora y me siento realizada pero si en algún momento dejo de sentirlo, volveré a conectar e intentar descubrir qué es lo que me hace feliz AHORA.

Y es lo que quiero transmitir: haz lo que quieras hacer, lo que te llene, lo que te haga feliz. Si crees que no tienes recursos, encúentralos, están dentro de ti; si tienes miedos (resitencias), libéralos (hay técnicas) y si crees que no puedes, que no sirves, que fracasarías, ¡cambia tus creencias! ¡cambia tu percepción! Se puede.

 

SIEMPRE ELEGIMOS Y TÚ TIENES EL PODER PARA HACERLO, otra cosa es que no nos gusten las consecuencias de nuestras elecciones.

DESCÁRGATE MI CV
cv-2012.pdf
Documento Adobe Acrobat [132.3 KB]